Ángel de Dios,
que eres mi custodio,
pues la bondad divina
me ha encomendado a ti,
ilumíname, guárdame, defiéndeme
y gobiérname.
Amén.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *